by Abril Albarrán c)

16 de octubre de 2013

THE SWITCH

And the day switches over
                                    morning light

while I walk
                  on velvet streets,
                                             ―nightmares,


watching how evening fire
                          dies out
                 in my people’s soul.

My shadow is blurring,
                                      I’m losing myself too.


INTERRUPTOR (Traducción)
Y el día cambia la frecuencia
                              de luz matutina

mientras camino
                          en calles de aterciopelo,
                                                ―pesadillas,

miro cómo el fuego de la tarde
                             muere
                      en el alma de mi pueblo

mi sombra se torna borrosa,
                                              me estoy perdiendo también.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5 México.


(Publicado en: http://bigbridge.org/BB17/poetry/mexicopoetryanthology/mexico-poetry-anthology-contents.html#)

29 de agosto de 2013

El gusto por los bailes

Daniel Sada (Mexicali 1953 - 2011)

[...]En su cuarto la encerrona:
gran lloriqueo reflexivo,
mismo que por ser monserga
a poco encontró lo inverso:
la alegría de estar a solas
recordando sus meneos,
par de ritmos, bruto empacho,
y prontoel llanto ya no,
ni una lágrima nonata,
sino la calma risueña
de saberse una belleza
deseada por los galanes
más esbeltos de Saltillo.
Año de mil novecientos:
abridor de fantasías,
tanto invento inenarrable
por venir, tanta mejora,
que ojalá en lo concerniente
a los valses y a las polcas
no acabara en un cambiazo
empeorado o medio chango.

(Fragmento, en Ese modo que colma de Editorial Anagrama
)

11 de abril de 2013

EN LA NASHIONAL YEOGRAFIC


Bato, Neza en la Nashional Yeografic:

el municipio
que despierta a las cuatro de la mañana
para estar en Pantitlán
            a las siete
y ganarle a los chilangos
los asientos de la línea café
             que pare la azul y la verde,

la ciudad
donde el verano
hace como que se despide,
entonces
el cielo rompe en llanto
para apapachar
                         a los nezahualcoyences.



Abril Albarrán
02/Sep/11

23 de marzo de 2013

EL TIEMPO DE UNA NOTA


Aprendo
amar
la ausencia
de las cosas
antes perdidas.

La confianza
es la apacible
         voraz
       ceguera.

Abril Albarrán

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5 México.

13 de marzo de 2013

Sobre Mariana Vacs

Rosario, Argentina, 1967. Metáforas que recorren el alma para sincerar los recuerdos del poeta en la cámara del lector, así es la poesía de Mariana; un álbum que penetra los pasillos de la ensoñación y que la palabra floree en un nuevo universo.



CATRINA

Al entrar, ella me dijo:

-Ven,
y me señaló con sus dedos de huesos.

Ella sabe todos los nombres.

Abrió su palma
de muerte ataviada
y con su dedo mayor
recordó toda mi existencia.

Niña, enamórate,
vive,
pero recuerda siempre:
te espero al final del camino.


*** 


Nada me nombra,
todo me transforma.
Un silencio es un cerco
y un maleficio
que curva el horizonte.

Si la noche no aparece,
¿Cómo recordar tu sombra de pájaro?
¿dónde despabilo el cielo?


***


EL TORMENTO DE CUAUHTÉMOC
(mural de David Siqueiros)

Cuauhtémoc tiene los pies
de incendio y la boca muerta.

No confunde espejos negros
con regresos de deidades.

Su dolor es mudo:
reconoce al saqueador y calla.

La Malinche interpreta
y se rasgaría la lengua
con espinas de maguey.


***


ENFERMEDAD

Las palabras pierden consistencia
y el dolor es sólo una metáfora
confusa.

Me preocupa que el termómetro que mide
la distancia ideal entre dos cuerpos
se haya roto esta mañana.

Voy curando la enfermedad
que repite tu nombre.
Ya no duele el silencio.
Ya no lloran las noches.
Ya no se emborrachan los poemas.

No pude encontrar
el gen que provoca el mal
dentro de mi cuerpo.
Así te expulsaría para siempre
y sin secuelas.

c) Mariana Vacs

30 de enero de 2013

Jaime Sabines

Mi corazón me recuerda que he de llorar
por el tiempo que se ha ido, por el que se va.

Agua del tiempo que corre, muerte abajo,
tumba abajo, no volverá.

Me muero todos los días
sin darme cuenta, y está
mi cuerpo girando
en la palma de la muerte
como un trompo de verdad.

Hilo de mi sangre, ¿quién te enrollará?

Agua soy que tiene cuerpo,
la tierra la beberá.

Fuego soy, aire compacto,
no he de durar.

El viento sobre la tierra
tumba muertos, sobre el mar,
los siembra en hoyos de arena,
les hecha cal.

Yo soy el tiempo que pasa,
es mi muerte la que va
en los relojes andando hacia atrás,